Kinect, para usos de la vida real

Kinect, para usos de la vida real

A finales del año pasado, con éxito total, Microsoft presentó su nueva creación, “Kinect” diseñada para XBox 360. Esta herramienta es, básicamente, un controlador de juego con la capacidad de comandar e interactuar con la consola sin necesidad de ningún tipo de contacto físico, tan solo realizando movimientos. Esto, gracias a una interfaz natural que reconoce los gestos, voz del usuario y las reproduce en comandos para el videojuego. Pero, la novedad no acabó ahí, pues lo que se podría mirar como el típico desarrollo para los amantes de los videojuegos que permite encarnar a un deportista o un aventurero, hoy permite a los médicos intervenir quirúrgicamente a sus pacientes.

Estudiantes de la Universidad de Washington, Estados Unidos se dieron a la tarea de “hackear” la herramienta para proporcionar condiciones aptas que habiliten a profesionales de la salud a realizar cirugías, sin importar su ubicación geográfica ni la de su paciente. En otras palabras, este nuevo desarrollo permitirá fortalecer la telemedicina. Actualmente, los cirujanos hacen uso de la robótica para aquellas intervenciones kinet_medicosquirúrgicas poco invasivas, pero sin posibilidad alguna de “sentir” lo que están haciendo. Es decir, sin la posibilidad de recibir mensaje de regreso que indique que está sucediendo con el paciente, si se ha tocado un hueso o si se está en una zona de riesgo.

Los estudiantes de ingeniería eléctrica mencionados están ofreciendo resolver esta situación a través de Kinect. En el código de este se puede establecer un ambiente en tres dimensiones y enviar la información sobre el entorno al usuario. Además, es posible definir espacios electrónicos de actuación que restringen el movimiento de la herramienta de cirugía en las zonas del cuerpo que se determine, protegiendo así órganos vitales. En otras palabras, se puede definir una especie de campo de fuerza alrededor de, por ejemplo, el hígado o los pulmones, garantizando que ante un acercamiento exagerado del cirujano, dicho órgano será protegido por el campo de fuerza creado.

De esta manera celebro y animo a hackers, como los estudiantes de la Universidad de Washington, conociendo de la existencia de muchos en Colombia y en otras latitudes, que enfoquen sus esfuerzos en desarrollos de esta índole. Que grato es conocer usos aplicados a la humanidad y a la posibilidad de mejorar la atención a pacientes y disminuir los riesgos que se pueden contraer en cirugías, de herramientas aparentemente creadas para usos banales. ¡Arriba la creatividad de aquellos que ven más allá de lo evidente!

Read 5864 times
Juliana Tobón

Asesora
Corporación Colombia Digital