TIC, TI, CTI, I+D+i: no se trata de un juego de palabras

TIC, TI, CTI, I+D+i: no se trata de un juego de palabras

TIC, TI, CTI, I+D+i: no se trata de un juego de palabras

Diferenciar los términos para medir los objetivos y los resultados.

A mi me pasó y posiblemente a usted también. La primera vez que que alguien me habló de las TIC, para luego decidir enfocarse solo en TI y finalmente terminar la conversación hablando de CTI, pensé en la increíble dispersión de su memoria de corto plazo que se manifestaba en un sinnúmero de maneras distintas para referirse a un único concepto. Pensé que tal vez le sucedía lo mismo que a aquel profesor de la universidad que nunca pudo aprenderse el nombre de su alumno, aquel que siempre le dijo Pérez a Páez y después de pasar por una interminable lista de variaciones un día dijo: 'Yo sé que usted es Páez, pero como no he podido aprenderme su apellido en mi clase usted será Pérez'.

A propósito del lanzamiento de la 'Línea Base de Indicadores de I+D+i en TIC', que ha tenido lugar en las principales ciudades del país desde el pasado 20 de marzo de 2015, puede ser útil entender 'qué es qué' desde una visión que haga comprensible el asunto y permita aclarar, desde el punto de vista empresarial cuál es la utilidad contar con indicadores de actividades científicas, tecnológicas y de innovación en el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

En primer lugar, muy brevemente, es preciso expandir las abreviaturas. Es cada vez más usual usar la abreviatura TIC para referirse a las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones. En el mismo sentido, hablar de TI se concentra en el concepto Tecnologías de la Información. Esto, a primera vista, podría hacer parecer que unas son un subconjunto de las otras, lo cual no es del todo preciso.

Aparece otra abreviatura aún más compleja de comprender: I+D+i, utilizada para referirse a la Investigación, Desarrollo e Innovación. Por la misma vía está CTI abarca Ciencia, Tecnología e Innovación. En ocasiones esta última se convierte en ACTI para abreviar Actividades Científicas, Tecnológicas y de Innovación.

Si para usted esto sigue siendo un juego de palabras le tranquilizará saber que múltiples organismos gubernamentales y no gubernamentales, académicos y empresariales, públicos y privados, han intentado precisar las definiciones de todos estos conceptos para poder contar con una visión unificada de su interpretación. Pero como era de esperarse, ha sido casi imposible establecer una visión única, aunque en algunos casos el grado de consenso es más generalizado sobre el alcance del concepto (por ejemplo, la definición de actividades científicas y tecnológicas de la UNESCO).

El Ministerio TIC, Colciencias y el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, en su 'Boletín de Indicadores de I+D+i de TIC', revelan cifras que al actualizarse periódicamente permitirán el seguimiento y evaluación de las políticas de uso y apropiación de TIC en el país.

En particular, en lo referente a la perspectiva de la industria, llama la atención por ejemplo que en 2013 las empresas manufactureras del sector TIC tuvieron ventas por 199 mil millones de pesos en innovaciones de producto en el mercado nacional, cifra que se contrapone a un sorprendente cero en lo que corresponde a ventas por productos innovadores de esta industria a nivel internacional.

Al mismo tiempo, entre 2012 y 2013, cerca de 70 empresas cooperaron con otros agentes para la realización de actividades conducentes a la innovación, principalmente en actividades de asistencia técnica, consultoría e investigación y desarrollo (I+D), cifra que se desplaza a la baja en cerca del 50% con respecto a años anteriores.

Un ejercicio de esta naturaleza contribuye a identificar potencialidades y rezagos de nuestra industria TIC en la investigación científica y la innovación, actividades que son consideradas por la economía moderna como pilares de sostenibilidad y de desarrollo.

{quote}

Aunque el discurso parezca repetitivo, seguirá siendo el mismo si nuestras acciones no se fortalecen: es preciso encontrar alternativas para mejorar los procesos de colaboración universidad-empresa, las actividades de innovación deben ser sistemáticas y cada vez más sofisticadas, el desarrollo de capacidades internas de las organizaciones debe mejorarse para que sean capaces de adoptar los conocimientos que circulan en su ecosistema, la construcción de una base de talento humano sostenible y motivado es una prioridad.

Así como contar con un diagnóstico acertado es definitivo para resolver un mal que nos aqueja, tomar acción rompiendo la inercia que en ocasiones paraliza es una determinación que apoyan cada vez más efectivamente la construcción de nuestra Colombia Digital.

Read 7045 times
Luis Enrique Mejía

@luisemejiaf

Director de Proyectos
Corporación Colombia Digital

Con doble maestría en Administración de Empresas con énfasis en Organizaciones y en Ingeniería civil, Luis Enrique tiene el propósito de liderar el conjunto de proyectos de la Corporación, convirtiendo su experiencia en gerencia de proyectos de investigación en Ciencia, Tecnología e Innovación, en la fuerza que dinamice nuestras acciones. Carismático, gentil y con una gran capacidad de liderazgo, los pasos de Luis Enrique abren el sendero para el equipo.