Opinión

Opinión

“Wi-fi gratis. Pregunte por la clave”

Mi panadería favorita queda a unas tres cuadras de mi casa, y la principal razón por la que le he otorgado ese prestigioso título se debe a que su dueño es costeño y sus productos son muy parecidos a los de mi ciudad natal, Barranquilla.
Tenía ya varias semanas sin ir, cuando ayer decidí en la noche que tenía ganas de un “dedito” de queso (acá en Bogotá les llaman palitos) y un jugo. Mientras saboreaba el hojaldre y tomaba un sorbo de mi jugo, observé un curioso letrero que no había visto: “Wi-Fi gratis. Pregunte por la clave”.
 

El resurgir de las Punto com

  • El creciente uso de Internet está generando una marcada demanda por contenidos noticiosos, útiles y de entretenimiento en la red. Las empresas ya están reaccionando ante esta nueva realidad. ¿Cuál es el panorama?
El reciente lanzamiento de los portales esbogotá.com; carroya.com; telotengotodo.com; fanschevrolet.com y mazdashop.com, entre muchos otros que se suman a los cientos de blogs que aparecen a diario en Internet, hace prever que el mundo está ad portas de un nuevo auge de los punto com.

Los Café Internet y las cabinas telefónicas como espacio privilegiado de acceso Tic

A partir de su popularización, hacía finales de la década de los noventa, los café Internet y las cabinas telefónicas se han convertido en una característica esencial y primordial en muchas zonas urbanas, municipales y rurales del territorio nacional, convirtiéndose en un espacio privilegiado para cerrar la brecha digital y dar el acceso, por lo menos primario a esa infinidad de personas, que por una u otra razón no tienen esta posibilidad.

Estos sitios suelen ser negocios familiares o personales que ofrecen servicios variados como: minutos de Internet, telefonía fija local o Nacional, minutos  a celular, fotocopias, escáner, impresión, servicio de fax, fotografía digital y en algunos casos Videojuegos, a un costo relativamente económico. Además de esto, algunos ofrecen servicios complementarios como la asesoría en el uso del Internet o alguna herramienta, quemado de cds y dvd, así como valores agregados como la preparación de trabajos escolares y universitarios, la solicitud de la cita en el Das para el pasado judicial, el pago de servicios públicos y la redacción de cartas, entre otros.

Esfuerzos en América Latina para la conexión total

Hace algunos días, como parte de un ejercicio que pretendía comparar el estado de conectividad educativa de Colombia con aquel de otros países latinoamericanos, encontré algunas experiencias en materia de programas y estrategias a nivel de la región que quiero compartir con ustedes.
La universalización de la banda ancha en las escuelas públicas no es un objetivo exclusivo de la política pública colombiana, sino que se ha venido consolidando como una línea estratégica de trabajo en otros países de la región que también han asumido el reto de la conexión total.
En Chile, el gobierno nacional a través de su estrategia digital ha fomentado un Plan de Tecnologías para la Educación de Calidad, que con el apoyo del Ministerio de Educación ha promovido el despliegue de una red digital de la educación. A través de esta iniciativa Chile ha logrado mejorar la conectividad a Internet y aumentar el equipamiento computacional de sus sedes educativas. Según Estrategia Digital, organización del gobierno chileno, a Junio de 2009, 5.926 unidades educativas del país tenían acceso a conexión de banda ancha y según el programa Enlaces del Ministerio de Educación, para 2009 el promedio nacional de alumnos por computador fue de 13 niños.
Con estas cifras, Chile ocupa el primer lugar de la región en materia de acceso a Internet en escuelas según el último informe del Foro Económico Mundial donde se reporta el Networked Readiness Index.
En Argentina por su parte, el gobierno nacional adelanta la Campaña Nacional de Alfabetización Digital, los proyectos Mi PC y Argentina Digital, y el Plan Nacional de Conectividad de Escuelas Públicas en cabeza de la Subsecretaria de educación básica. Según el informe recientemente mencionado, a pesar de sus esfuerzos, Argentina ocupa el lugar 89 entre 133 países en términos del grado de penetración de Internet en sus escuelas.
El gobierno mexicano a través de su estrategia  e-México ha adelantado el programa Conectividad México el cual tiene como meta para el 2010 garantizar el acceso a banda ancha para 21 millones de estudiantes y alumnos en el país. Este país ocupa el lugar 77 entre 133 países en términos de su grado de penetración de Internet en escuelas.
Adicional a estas estrategias, los países mencionados han acogido la política de un computador por niño o modelo uno a uno, cuya pretensión es mejorar el indicador de niños por computador y masificar el despliegue de equipos en las escuelas.
Si bien en Colombia este modelo no ha sido implementado, es importante comprender que el fundamento de la estrategia en Colombia no es la de la masificacion de equipos sino de equipos conectados. Un equipo sin acceso a Internet resulta una herramienta insuficiente, razón por la que los esfuerzos se han concentrado no sólo aumentar el número de equipos sino de garantizar que éstos estén conectados y se conviertan en instrumentos al servicio de modelos pedagógicos alternativos.
Hace algunos días, como parte de un ejercicio que pretendía comparar el estado de conectividad educativa de Colombia con aquel de otros países latinoamericanos, encontré algunas experiencias en materia de programas y estrategias a nivel de la región que quiero compartir con ustedes.

La universalización de la banda ancha en las escuelas públicas no es un objetivo exclusivo de la política pública colombiana, sino que se ha venido consolidando como una línea estratégica de trabajo en otros países de la región que también han asumido el reto de la conexión total.

Zonas francas virtuales: ¿es eso posible?

Las empresas se vienen enfrentando, cada vez, con mayor rapidez, la celeridad de la información, de las transacciones, pero ante todo las posibilidades de ser visibles ante el mundo. En otras palabras, su vinculación con las Tecnologías de Información y Comunicaciones – TIC, se hace inminente. No obstante y de forma reciente, el concepto de Zonas Francas Virtuales, ha empezado a tocarse en los pasillos de las oficinas y en las cabezas de desarrolladores Web. En este sentido, el Ingeniero de sistemas y telemática, Jair Sanclemente[1], se ha dedicado a la consecución del   proyecto Zona Franca Virtual y lo invitamos a que nos cuente acerca del mismo.

Empresas TIC: ¿listas para conformar aglomerados regionales?

El Centro de Estrategia y Competitividad – CEC – de la Universidad de los Andes, en el marco de la ejecución del proyecto del Ministerio de Tecnologías de Información y Comunicaciones – TIC – “Agenda concertada entre los principales aglomerados o clusters de software y servicios relacionados de Colombia”, viene impulsando una serie de reuniones de trabajo o Talleres de lenguaje común y diagnóstico, como Martha Rodríguez, su directora, los denomina.

21 temporadas no son nada

“A veces pienso que somos la peor familia de la ciudad", dice Homero Simpson sin demasiada convicción. Su devota esposa de cabello azul (Marge) le responde: "¿Y si nos mudamos a una ciudad más grande?". Un diálogo de este tipo es común encontrarlo en cualquiera de los aproximadamente 450 episodios distribuidos en 20 temporadas de una de las familias más conocidas en el globo terráqueo: Los Simpson y quienes a partir del próximo domingo 2 de mayo seguirán compartiendo sus vidas con sus fanáticos en latinoamérica en su nueva temporada.

Esta serie animada empezó su camino siendo un breve espacio de 2 minutos en el programa televisivo "The Tracey Ullman Show" en 1987. La familia de Springfield debutaba con serie propia en diciembre de 1989 aunque las transmisiones regulares no empezaron hasta enero de 1990 en el canal Fox de EE.UU, logrando así que la aparición de Homero, Marge, Bart, Lisa y Maggie les permitiera consagrarse como ciudadanos del mundo.

Cuando los Blackberries, son un estorbo para la comunicación

No es esta la primera vez que hablo sobre estos dispositivos. Ya lo hice en alguna ocasión para un blog de El Heraldo, pero me parece relevante volver a traer el tema intentando no caer en argumentos similares.
Cada vez son más y más las personas que tienen Blackberries. ¿Por qué no hacerlo? Podrían ser un mecanismo efectivo de comunicación el trabajo, familia y amigos. Estoy convencida que las herramientas son aprovechadas debidamente según el uso que se les dé, pero casos que he presenciado hasta ahora me hacen pensar que el aprovechamiento del Blackberry está más cerca del abuso que de su utilidad. ¿Son realmente una herramienta de comunicación o un obstáculo para la efectividad de actos comunicativos?
Por ejemplo, mi mejor amigo vive en Barranquilla. Yo no vivo allá ni lo veo más de una vez al año. No siempre puedo llamarlo al celular ya que ni él ni yo tenemos tantos minutos y nuestras jornadas laborales se cruzan de tal manera que no siempre es tan fácil sacar el tiempo para hablar “largo y tendido”. Sin embargo, él tiene Blackberry, lo que significa que, hipotéticamente, podría chatear con él permanentemente. Pero en la vida real, estas conversaciones cibernéticas nunca pueden sobrepasar los diez minutos, a veces hasta cinco.
- “¿Qué era lo que me preguntabas?”, escribe.
- “Te hablé hace dos horas, ya ni me acuerdo”
- “Es que estaba en un cumpleaños, pero cuéntame”
- “Ok, ¿Sigues ahí?.... ¿Hola?... ¿Hola?.... mmmm….”
Y entonces no queda más remedio que esperar dos horas a ver si logro recuperar el hilo de una ya muy deshilachada conversación. ¿Cuál es el punto de tener este tipo de herramientas omnipresentes que a la larga te permiten hacer todo y nada a la vez? Si, es cierto que existe la llamada habilidad del siglo XXI “multitarea”, pero no siempre es posible estar en la oficina leyendo un informe, contestar una llamada telefónica y chatear por Blackberry de manera coherente. Estás en todos y en ningún lugar a la vez, gracias a que es imposible para muchos seres humanos mantener tres hilos conductores de tres diferentes textos, ya sean hablados o escritos. ¿Por qué creer que con el Blackberry si es posible?
¿Si estás en una fiesta o cumpleaños, sería correcto que estuvieras chateando por el computador? La respuesta parece obvia: no. Pero ¿Por qué esto no parece ser válido para los Blackberries? Al fin y al cabo, se supone que estás divirtiéndote, por ende, la diversión no debería ser obstaculizada por preguntas virtuales que no tienen otro propósito fuera del de pasar un rato de ocio.
Para mí los Blackberries son un estorbo principalmente porque creo que quiénes los usan están excesivamente “empeliculados” con su conectividad omnipresente que en realidad no nos está conectando con nada. Vivimos pensando en el trabajo cuando estamos en una rumba. Vivimos pensando en los amigos cuando estamos en el trabajo. Y además, ni siquiera somos capaces de darle continuidad a una conversación. Entonces, ¿Qué conexión? ¿Qué enlace? ¿Qué era lo que estaba diciendo?
No es esta la primera vez que hablo sobre estos dispositivos. Ya lo hice en alguna ocasión para un blog de El Heraldo, pero me parece relevante volver a traer el tema intentando no caer en argumentos similares.

Cada vez son más y más las personas que tienen Blackberries. ¿Por qué no hacerlo? Podrían ser un mecanismo efectivo de comunicación el trabajo, familia y amigos. Estoy convencida que las herramientas son aprovechadas debidamente según el uso que se les dé, pero casos que he presenciado hasta ahora me hacen pensar que el aprovechamiento del Blackberry está más cerca del abuso que de su utilidad. ¿Son realmente una herramienta de comunicación o un obstáculo para la efectividad de actos comunicativos?