“El teletrabajo, una grata oportunidad para mi vida”

“El teletrabajo, una grata oportunidad para mi vida”

“El teletrabajo, una grata oportunidad para mi vida”

Carolina Montealegre es una exitosa profesional y madre soltera, quien al implementar el teletrabajo como práctica laboral, ha podido cuidar de su hijo, hacer una carrera y crecer dentro de Benetton, la prestigiosa marca de ropa y accesorios. A continuación, nos comparte su testimonio y las ventajas que le ha proporcionado esta modalidad.

Aunque todo comenzó hace casi dos años, es la primera vez que me siento a reflexionar sobre el teletrabajo como parte de mi vida. Creo que las cosas simplemente llegan y a veces se dan tan rápido que uno no tiene tiempo para asimilar qué son, cómo son y de qué manera se adaptan a nuestras rutinas.

Tengo 31 años, soy caleña, hija de padres jóvenes y aventureros -vivieron en Estados Unidos y ahora en Canadá-, hermana de un hombre más extranjero que colombiano -ha vivido fuera la mitad de su vida-. Hace 9 años vine a Bogotá a hacer mis prácticas profesionales.

Aquí me enamoré, me casé, me separé y fui madre. Con el amor, con mi hijo Alejandro y mucha soledad en la ciudad, decidí renunciar a un trabajo demandante e ingrato en una reconocida agencia de comunicaciones, para mudarme al campo mientras llegaban noticias de planes a mediano plazo.

En lo que puedo ver como un "golpe de suerte", antes de mi renuncia me delegaron la coordinación de un evento organizado por Benetton, importante marca de ropa italiana. Tras mucho trabajo, de ir y venir el evento resultó todo un éxito y la persona de esa compañía que estuvo presente fue nada más ni nada menos que el Jefe de Comunicaciones para Latinoamérica. Ella se fue muy contenta con mi desempeño y me pidió mis datos de contacto con la promesa de recibir noticias pronto.

Dos meses después, en agosto de 2011, cumplió.

Trabajar con una persona que está en Brasil y apoyada en una diseñadora que vive en Uruguay parecía imposible hace 10 años. Hacerlo desde una finca ubicada a 15 minutos de un pequeño municipio de Cundinamarca suena difícil aún hoy en día. Y sí, fue un poco complicado al principio por la falta de red inalámbrica. Pero después de algunos meses de viajar a Zipaquirá todos los días y trabajar desde un computador alquilado, conseguí un buen servicio de Internet que me ha permitido trabajar desde la casa sin tener que gastar dinero en transporte, comida y sobre todo, me ha dado la oportunidad de estar cerca de mi niño, de verlo crecer y ser realmente su mamá.

Aunque extraño compartir el día a día con amigos, colegas de oficina, tampoco tengo razones para invertir en ropa y zapatos (lo cual me encantaba). Ahora solo puedo decir más que cosas buenas sobre el teletrabajo.

En mi caso, me ha dado la oportunidad no solo ser parte de una multinacional, sino de ir creciendo dentro de ella (lo que nunca ocurriría en el lugar donde estaba): mi trabajo, como Jefe de Prensa, cruzó las fronteras colombianas y llegó a Centroamérica y parte de la Región Andina. Actualmente a mis tareas de prensa se les unieron otras de publicidad y mercadeo, y ahora en mi firma virtual se lee "Asistente Senior de Relaciones Públicas de Benetton para Latinoamérica".

Estoy segura de que el teletrabajo no es para todo el mundo. Hay personas para quienes salir del hábitat día a día es vital. No digo que sea un ser en perpetua hibernación, pero sí una madre que quiere estar cerca de su hijo. La vida ha sido muy generosa conmigo y me ha dado un trabajo que me gusta, bien pagado y que me permite responder por él y ser orgullosamente una madre soltera. Alejandro tiene todo lo que necesita y más porque puedo dárselo: comida, ropa, salud, recreación, amor y tiempo.

Conozco perfectamente la diversidad de estilos vida de todos los colombianos -yo, tan caleña y tan amante de la ciudad, nunca pensé vivir en la zona rural de Cundinamarca. Sin embargo, veo que las condiciones laborales no son las mismas de décadas atrás y la actualidad presenta al teletrabajo como una gran opción para trabajar y para vivir.

Yo teletrabajo y esto me representa beneficios como profesional y como mamá. Con organización, amor por lo que se hace, una buena distribución del tiempo – aunque sea muchas veces complicado y sí, un empujoncito de buena suerte, espero seguir creciendo en mi compañía, trabajar como lo he venido haciendo, y ver como "Alejitto" se vuelve grande. El teletrabajo es para mí una verdadera oportunidad de vida.


 

 

*Carolina Montealegre - Comunicadora social de la Universidad Autónoma de Occidente en Cali. Teletrabaja con la multinacional Benetton desde hace dos años y actualmente es la Asistente Senior de Relaciones Públicas de la marca para Latinoamérica.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 12795 times
Corporación Colombia Digital

@colombiadigital

La Corporación Colombia Digital (CCD) es una organización dedicada a promover el uso y apropiación de las tecnologías de información y las comunicaciones, en beneficio del desarrollo social y económico.