¿Cuál es el futuro tecnológico del sector inmobiliario?

¿Cuál es el futuro tecnológico del sector inmobiliario?

Cómo ha evolucionado el negocio gracias a los intereses de los millennials.

En un mundo globalizado, donde la tecnología invade todas las esferas del ser humano, cambiando sus hábitos y generando nuevas necesidades, es apenas lógico conocer cómo impacta la tecnología en uno de los sectores más importantes de la economía colombiana: el inmobiliario.

Hace solo algunos años las empresas inmobiliarias comercializaban sus inmuebles disponibles mediante tableros de corcho en sus instalaciones, avisos en periódicos y su agenda de contactos. Años más tarde, las redes de mercadeo y franquicias permitían llegar a un mayor número de personas, haciendo que la exposición de cada propiedad se extendiera a inversionistas foráneos.

{quote}

Luego, tras la llegada de Internet, el sector inmobiliario tuvo una época de estancamiento, fundado en la desconfianza de dar a conocer los datos y ubicación de una propiedad a una red de comunicación infinita: la web. Empresas, agentes e intermediarios no se sentían cómodos al saber que sus propiedades iban a estar disponibles para millones de personas en una página web. Hoy, las empresas inmobiliarias tienen su oferta en todos y cada uno de los portales inmobiliarios, así como en los muros de las distintas redes sociales.

Con este panorama, ¿cuál es el futuro tecnológico en el sector inmobiliario?

En tecnología es muy difícil predecir por un período mayor a un año. Basta recordar que hace muy poco tiempo no concebíamos subirnos al carro de un extraño (Uber), realizar llamadas y enviar mensajes ilimitados gratis (WhatsApp) o estudiar una profesión desde la casa (Coursera, Udemy). Nuestras tendencias y prioridades cambian muy rápidamente y el sector inmobiliario no es la excepción.

Según Google, solo en Bogotá diariamente se realizan más de 450,000 búsquedas en la categoría de ‘Real Estate’ (Finca Raíz). De acuerdo a cifras del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), en Colombia existe un 105% en penetración de celulares. Fedesarrollo ha realizado estudios donde se ha identificado que una persona mira su celular en promedio 150 veces por día. Y recientemente Biinmo, aplicación móvil para el sector inmobiliario que fue desarrollada por Certicámara S.A., el 63% de los usuarios que buscan comprar o arrendar inmuebles son millennials, es decir, están entre 20 y 34 años.

El mundo ha virado su rumbo hacia esta generación activa y hambrienta de información. Con una capacidad adquisitiva cada vez más alta y una demanda de propiedades nuevas con todos los estándares tecnológicos, son ellos los compradores que están haciendo también que el negocio inmobiliario cambie rápidamente el chip, replanteando las tácticas de negociación y venta de inmuebles.

Sin ir más lejos, poder tener notificaciones de inmuebles en el reloj inteligente mientras caminamos por una zona de la ciudad será normal en los días venideros, la app Biinmo, por ejemplo ya lo ofrece a sus usuarios. Encontrar apartamentos y visualizar su interior mientras nos transportamos en un automóvil inteligente, será común en unos años. La búsqueda de propiedades en HD a través de un televisor inteligente ya está disponible en varios países. Poder compartir su casa con una persona extraña también será normal para las nuevas generaciones.

Dado lo anterior, se puede concluir que la innovación tecnológica será una protagonista ineludible en la compra y venta de bienes inmuebles. No solo las grandes firmas inmobiliarias deben modernizar sus servicios, también cualquier empresario o agente del sector. Las herramientas ya existen y hay que hacer uso de éstas.


Daniel Rodríguez Poveda

Gerente Nacional de Biinmo
Aplicación móvil para el sector inmobiliario, emprendimiento de Certicámara S.A.

Read 6296 times
Certicámara

Artículos de contenido técnico-jurídico sobre seguridad informática, comercio y gobierno electrónico, dirigidos al sector público y privado, y en general a consumidores digitales y usuarios finales. Los textos son escritos por expertos profesionales en Derecho y Tecnologías de la Información.