Ciudades conectadas, una buena idea, pero mejor si las hacemos inteligentes

Ciudades conectadas, una buena idea, pero mejor si las hacemos inteligentes

Ciudades conectadas, una buena idea, pero mejor si las hacemos inteligentes

Según los cálculos del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Colombia en 2050 llegaría a tener más de 18 millones de nuevos habitantes en sus ciudades.

Esto, sumado a que en los últimos 25 años el número de habitantes por kilómetro cuadrado pasó de 18.604 en 1990 a 16.236 al cierre de 2015, nos dice que las ciudades han venido expandiendo su territorio y aumentando su demanda de recursos naturales y servicios vitales.

Es claro que este crecimiento incrementará los retos de política pública en los próximos años, por ejemplo, se van a necesitar más de 5 millones de nuevas viviendas bajo estas previsiones. Solo en Bogotá se van a requerir 2,7 millones de viviendas adicionales.

Por su parte, el DANE deja ver que para 2017, 76% de la población colombiana se concentró en ciudades frente a un 24% de las áreas rurales. Quiere decir que hoy 77 de cada 100 colombianos viven en las cabeceras urbanas del país.  Esto se evidencia en que en las cabeceras municipales de menos de 50.000 habitantes (cerca de 800 poblaciones) las manzanas (urbanas) han aumentado entre 20% y 25% en promedio entre 2005 y 2015.

En este sentido, se espera que para el año 2050, Colombia tenga, además de las 13 grandes ciudades, otras 47 ciudades con más de 100.000 habitantes, y que su población urbana aumentará en 14,5 millones en ellas.

Cuentos de la vida real

Ahora, ubiquemos el siguiente escenario en cada uno de los centros urbanos que se prevé tendrá el país:

Cambio climático, anomalías en volumen de lluvias y fuerza de vientos. Concentraciones de gases pesados y contaminación creciente. Demanda de planes de mitigación y control para paliar efectos de este escenario en la población infantil y de tercera edad, que a su vez dependen de la masa productiva de cada ciudad. En el desarrollo de esos planes, hospitales colapsados, hospitales vacíos. Caos y desperdicio en el mismo plano.

Una buena gestión urbana implica que la más crítica y cambiante de sus áreas es susceptible de ser monitoreada y gestionada con la mayor precisión posible, para lo cual se requiere de la mayor cantidad de datos, de información confiable, y de la claridad que ofrece la gestión casi en tiempo real de estos, más en momentos de emergencia.

Las telecomunicaciones, en este contexto, son el sistema nervioso de la administración pública del siglo XXI. Son indispensables para conectar a las ciudades internamente, a sus nodos de salud, seguridad, emergencia, administración, transporte…

Sin embargo, se pueden desplegar redes, millones de kilómetros de estas, darles redundancia satelital,  asegurar su estabilidad, se pueden transmitir varios zetabytes de información por estos sistemas nerviosos urbanos, y se puede contar con decenas de centros de datos confiables y rápidos, pero sin la analítica apropiada, una ciudad es incapaz de convertir ese recurso en conocimiento.

Las ciudades inteligentes (smart cities) son hoy un objetivo y un parámetro de progreso económico y de aumento de la calidad de vida. Son la aspiración de los ciudadanos y una propuesta de gobierno constante del siglo XXI. Sin embargo, conectarlas solo es el primer paso para cumplir con la meta realista de que una urbe sea inteligente.

Solo con la analítica avanzada que permita hacer de los datos un insumo poderoso de la toma de decisiones, podremos lograr que una ciudad, a partir de la tecnología, solucione sus retos de crecimiento y atención, para los que estar conectadas no es suficiente.

Casos sin fronteras

La empresa de analítica SAS ha trabajado en hacer posible que las ciudades pasen de la etapa de conexión a la de inteligencia de una manera tangible y sostenible. Aquí hay algunos ejemplos de sus soluciones efectivas alrededor del mundo a diferentes problemáticas urbanas que no conocen fronteras, y en donde pasar de estar conectadas a ser inteligentes hizo la diferencia para la gente.

 

Justicia penal y seguridad pública

Una de las fuerzas policiales más grandes del Reino Unido desplegó una plataforma de análisis de inteligencia en toda la empresa. El sistema de misión crítica contiene 12 millones de documentos, 9 millones de registros estructurados y proporciona inteligencia en tiempo real las 24 horas del día. Es utilizado por más de 40.000 oficiales y agentes de policía diariamente y puede ser accedido de forma segura por otras agencias gubernamentales. Con el sistema de gestión de inteligencia en funcionamiento, se puede actuar sobre la información en tiempo real para proteger al público las 24 horas del día. Imagínemos su impacto en una ciudad como Bogotá o Medellín.

Desarrollo económico

Los organismos gubernamentales locales de la región de Campania, en Nápoles, Italia, confían en el análisis para evaluar y responder a más de 7.000 solicitudes de proyectos regionales; verificar el cumplimiento de las especificaciones de las licitaciones; y gestionar las fases de financiación y el progreso hacia su finalización, todo ello, al tiempo que operan con la máxima transparencia y rapidez. En un país como Colombia, con grandes desafíos en contratación pública, se podría avanzar mucho con la tecnología aplicada en esta experiencia.

Educación

El Distrito Escolar de Capilla Fox, en las afueras de Pittsburgh, ha ganado numerosos premios del Departamento de Educación de EE.UU.. Sin embargo, había un grupo de estudiantes que el distrito quería servir mejor: aquellos con discapacidades de aprendizaje. Al usar el Sistema de Evaluación de Valor Agregado de Pennsylvania (PVAAS), el distrito pudo hacer un mejor seguimiento del crecimiento anual de todos los estudiantes. El resultado: hace una década, los alumnos de 11º grado con dificultades de aprendizaje mostraron un 14% de dominio en matemáticas y un 29% de dominio en lectura en los exámenes exigidos por el estado. Hoy en día, el nivel de competencia es del 69% para ambas asignaturas. Los retos de gestión de recursos para educación en Colombia son evidentes, y contar con una solución que respalde su designación y administración eficiente y transparente cambiaría la historia del sector.

Detección de fraude

En el condado de Los Ángeles, el Departamento de Servicios Sociales Públicos (DPSS) ofrece asistencia financiera temporal, servicios de empleo, seguro médico gratuito o de bajo costo, beneficios de alimentos, servicios a domicilio para personas mayores y discapacitadas, y otra asistencia financiera. Para apoyar los esfuerzos de integridad del programa en el Programa de Cuidado Infantil CalWORKs, el Condado recurrió a SAS Analytics para identificar posibles fraudes, mejorar las investigaciones y prevenir pagos indebidos. Al hacerlo, ha ayudado a los miembros más vulnerables de la comunidad, a la vez que ha protegido a millones de dólares de los contribuyentes. Con programas como Familias en Acción o el Sisben en Colombia, este tipo de soluciones son fundamentales para asegurar que los recursos públicos lleguen a quienes lo necesitan efectivamente.

Atención de la salud

En Carolina del Norte, EE.UU., las víctimas de un paro cardíaco tienen más posibilidades de sobrevivir gracias a las nuevas recomendaciones de los Servicios Médicos de Emergencia. Basado en un análisis de 20 años de datos sobre pacientes con paro cardíaco, el Estado cambió sus recomendaciones sobre el tiempo de realización de la reanimación cardiopulmonar (RCP) de 25 minutos (el estándar acogido) a 60 minutos. El uso de las nuevas pautas de RCP salvó a 100 personas en el primer año. En las principales capitales de Colombia, se cuenta con redes de asistencia de salud pública y de emergencias, concentrando la información de operaciones de cada una, y combinándola, se puede contar con una base de conocimiento nacional de prácticas que permita mejorar los planes de atención en el país, optimizando la asignación de infraestructura y recursos disponibles, todo para salvar más vidas.

Transporte

El Øresundsbron entre Dinamarca y Suecia es una conexión vial que conecta a los dos países y sus áreas metropolitanas principales: Copenhague en Dinamarca y Malmö en Suecia. Con la ayuda de la analítica, también conecta a sus "clientes" con ideas de destino basadas en sus gustos y disgustos únicos: forma en que el puente impulsa el tráfico generador de ingresos que necesita sostenerse a sí mismo. Mediante el uso de SAS Customer Intelligence, los equipos de marketing y servicio al cliente del puente comparten ofertas significativas y relevantes únicas para cada uno de los 180.000 viajeros que poseen pases de peaje.

Las tasas de apertura de los correos electrónicos semanales son de 30%. En Colombia, con una red de carreteras 10 veces más grande que la de estos países, y con grandes necesidades de mantenimiento, hacer que las concesiones viales y las entidades gubernamentales nacional y departamental puedan incrementar los flujos de movilidad en ciertos tramos, combinando información con los entes de turismo, sería una foma inteligente de impactar los altos costos de los peajes. De seguro a todos los viajeros les parecerá una gran idea recibir ideas de turismo a su medida.

Acerca de SAS. SAS es la compañía líder en soluciones de analítica y big data, y la principal aliada en los procesos de transformación de las grandes compañías en el mundo. Las soluciones de SAS son utilizadas por cientos de empresas para administrar su activo más valioso: sus datos.  SAS les proporciona a las organizaciones la capacidad de integrar, clasificar y analizar datos para generar conocimiento que les permite resolver problemas complejos en las diferentes áreas del negocio. Con el conjunto de soluciones de Analítica Empresarial de SAS, las empresas encuentran mejores respuestas en menor tiempo. Con SAS, las empresas no sólo pueden enfrentar los retos del presente, también pueden capitalizar las oportunidades del futuro. 

Christian Alejandro Morales García

Media Relations Specialist

Milenium Group

Read 748 times
Corporación Colombia Digital

@colombiadigital

La Corporación Colombia Digital (CCD) es una organización dedicada a promover el uso y apropiación de las tecnologías de información y las comunicaciones, en beneficio del desarrollo social y económico.