La brecha digital

La brecha digital

¿Cuál es el verdadero impacto del bajo acceso a Internet en algunas regiones del mundo?

La brecha digital se asocia al bajo nivel de acceso a Internet. La OECD la define como “la brecha entre las personas, los hogares, las empresas y áreas geográficas en los diferentes niveles socioeconómicos en relación tanto a sus oportunidades de acceso a tecnologías de la información y la comunicación (TIC) como al uso de Internet para una amplia variedad de actividades. La brecha digital refleja diversas diferencias entre y dentro de los países”.

Conocida en inglés como ‘digital divide’ o ‘digital gap’, el concepto de brecha apareció por primera vez en Francia hacia 1970, en relación con la distribución de una guía telefónica consultable a través de un dispositivo electrónico y la evaluación que los líderes del proyecto hicieron sobre quiénes debían recibir y quiénes no los aparatos. El concepto fue rescatado en la década de los 90 del siglo pasado, cuando Estados Unidos y otras potencias mundiales empezaron a medir las diferencias en los porcentajes de acceso a Internet de los distintos países.

El concepto genérico de brecha digital incluye dos componentes, interdependientes pero disímiles entre sí.
El primero se relaciona con las oportunidades de acceso a las TIC, que se traduce en datos de conectividad, asociados por principio al desarrollo de infraestructura para las conexiones y a la distribución privada (hogares) o pública (cafés internet y centros de cómputo comunitarios), de los equipos a través de los cuales se accede a la web.

El segundo tiene que ver con la posibilidad de uso y el aprovechamiento de oportunidades en la web, que parte del nivel de alfabetización digital, asociado a la capacidad no solo de prender / apagar un computador, sino al desarrollo de competencias digitales básicas que permitan aprovechar el potencial de la información y el conocimiento que circula en la red.

“De este planteamiento surge en muchos países la inquietud de facilitar el acceso a internet y de medir la llamada ‘brecha digital’ en términos de la relación del porcentaje de la población total con acceso a internet.

Esta estrategia se basa en el acceso a internet en hogares en las naciones industrializadas y a la creación de centros de acceso público a internet en los países en vías de desarrollo. (…) Para el caso de un país en vías de desarrollo es necesario considerar las características propias de su sociedad, en términos de su infraestructura, contenidos disponibles en lengua oficial y relevantes a su contexto, además de aspectos sociales, culturales y prioridades de desarrollo económico”, indica el documento ‘La brecha digital, un concepto social con cuatro dimensiones’.

Las perspectivas más amplias en relación con la medición de la brecha y el desarrollo de proyectos que busquen su reducción parten de los componentes mencionados y amplían sus ejes de acción sobre cuatro ejes fundamentales:

• Infraestructura – disponibilidad de equipo de cómputo y conexión a internet con esquemas
adecuados de mantenimiento y soporte técnico.

• Habilidades de uso de esta tecnología – alfabetización y desarrollo de competencias digitales.

• Oferta de información – desarrollo de sitios con contenidos relevantes al contexto y lengua
nacional.

• Cambio cultural con mecanismos de fomento al uso de información ‘formal’ aplicable al contexto específico en la toma de decisiones.

Lo cierto es que el problema con la brecha no radica únicamente en la falta de acceso a Internet, sino en la gestión, apropiación y circulación del conocimiento que habría de derivar del mismo, pilares de la Sociedad del Conocimiento que empezamos a construir.

Aquí es donde inicia el dilema, porque aunque es fundamental que exista la infraestructura y los equipos estén disponibles para que las comunidades accedan, de nada sirve entregar cientos de dispositivos si es que la gente no sabe usarlos, y en consecuencia, de nada sirve que el uso de los aparatos se limite a lo netamente instrumental.

El cambio cultural que en general requiere el uso de esta tecnología para obtener beneficios significativos es el más complejo de lograr. Es inaceptable abordar un proyecto de este tipo con una visión de determinismo tecnológico, es decir, considerando que el simple acceso a esta tecnología o internet dará los beneficios esperados; éste es un error, o visto de otra manera, un lujo que un país en vías de desarrollo ya no se puede permitir”.

El desarrollo tecnológico no se detiene, esto es una verdad bien sabida, pero distinto a lo que se cree sobre que a mayor número de aparatos vendidos (particularmente teléfonos inteligentes), o en su defecto de líneas de Internet móvil contratadas, se da una correlación directa en el cierre de la brecha digital, es mentira.

La brecha digital no se reduce con un mayor número de conexiones o de dispositivos, sino con un uso más efectivo y mayoritario de los recursos disponibles a través de la web.

Siguiendo la división económica entre primer, segundo y tercer mundo, en el caso de la brecha se puede hacer mediciones y clasificaciones, aunque resulta muy evidente la diferencia que podría haber entre comunidades de un mismo país en relación al acceso y uso de Internet (tal como sucede en el caso de otros factores de desarrollo); aun así, partiendo de una generalización, la estructura de primer, segundo y tercer mundo también es aplicable en esta medida, evidenciando una directa correlación entre los índices de educación y emprendimiento junto a los de acceso digital.

El equipo de LaBrechaDigital.org señala que los cuatro reportes mundiales base para calcular el estatus de la brecha digital de un país son:

Índice de Desarrollo Humano del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (UNDP)

Índice de Acceso Digital de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT)

Reporte Global de Tecnologías de la Información del Foro Económico Mundial

Índice de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OECD)

Video tomado de: http://www.youtube.com/watch?v=urumTrVJwtU

e-max.it: your social media marketing partner
Read 16361 times