El contagio emocional de las redes sociales

El contagio emocional de las redes sociales

Las redes sociales se han convertido cada vez más en un espacio de participación sobre la actualidad política, económica, educativa, deportiva y demás, tanto a nivel local como global.

Las reacciones de los usuarios respecto a la postura que adoptan en relación a un tema u otro consolidan uno de los grandes cambios, que éstas plataformas han generado en las personas. Basta con una noticia para que a partir de la percepción u opinión de los usuarios ésta se vuelva viral y empiece el despliegue de "estados actualizados".

Según las nuevas dinámicas de participación, los usuarios cambian sus estados en redes sociales, postean, tuitean sobre aquello que los toca, ya sea una noticia coyuntural o un acontecimiento en particular que les genere una afectación en su forma de pensar o sentir. En esa medida las redes sociales han producido un cambio en la inclusión de los internautas en temas que antes les resultaban más ajenos.

Desde su aparición hasta nuestros días han sido muchos los cambios que hemos presenciado, y pese a que algunos han sido más controversiales que otros, siempre han ido un paso más adelante en cuanto a la experiencia que nos ofrecen como usuarios, pero sobre todo en lo que pretenden registrar sobre nuestros gustos e intereses.

En versiones pasadas los estados de Facebook tenían una caducidad de 8 días, pasado ese tiempo era necesario actualizar nuevamente o el popular "¿qué estás pensando?" quedaba en blanco. Con el pasar de los años empezaron a darse cambios y ya los estados empezaron a sumar otra serie de características que a primera impresión parecían cada vez más absurdas, sin embargo como usuarios siempre terminábamos por aceptar cada cambio, e incluso lo implementamos en mayor o menor medida.

¿Dónde estamos?, ¿qué estamos viendo?, ¿qué canción estamos escuchando?, entre otras cosas, son las posibilidades que en la actualidad Facebook pone a disposición de los usuarios, de cara a lo que actualizar estados se trata. En esa medida y refiriéndose de nuevo a los "8 días" que daba antes la plataforma, ahora se vive un nivel de actualización mucho más rápido, donde las personas registran instantáneamente lo que están viendo, en el lugar que lo están viendo, con quién lo están viendo y mucho más. Es como si la dinámica de actualizar el estado se estuviera convirtiendo (o convirtió) en ser lo más inmediatos con nuestra información.

{quote}

Pero ¿por qué tanto afán en actualizar? En primera medida podríamos decir que cada usuario tiene sus propias intenciones, sin embargo y lo más cierto, es que esto corresponde al deseo y en algunas ocasiones a la necesidad de contarle al mundo qué estamos haciendo, dónde pasamos las últimas vacaciones o cuán felices nos encontramos, y esto se justifica en la medida en que pertenecemos a una comunidad y como miembros todos queremos un poco de reconocimiento, de allí tanta importancia en dar clic al botón "publicar".

Sin embargo todas y cada una de esas acciones que llevamos a cabo en las redes sociales tienen una connotación en el resto de la comunidad. Según una investigación realizada en Estados Unidos, donde se analizaron más de mil millones de actualizaciones de estado provenientes de cerca de un millón de usuarios, se definió qué tanto las publicaciones negativas como las positivas tenían cierta repercusión sobre los demás miembros de sus círculos sociales.

La conclusión se obtuvo con la ayuda de un software que analizó el contenido emocional de las actualizaciones en el período 2009-2012, posteriormente los investigadores analizaron cómo se modificaban las actualizaciones de estado frente a temas asociados a los días lluviosos, lo cual arrojó, que la tendencia a usar un tono negativo en los estados aumentó en 1.16% y los positivos decayeron 1.19%.

Una de las cosas que destaca el estudio en palabras de James Fowler, profesor de genética médica y ciencias políticas de Universidad de California en San Diego es que: "La gente no solo está eligiendo a personas similares a ellos mismos para relacionarse, sino que además está causando que las expresiones emocionales de sus amigos cambien".

Nicholas Christakis, un sociólogo y médico estadounidense famoso por sus investigaciones sobre redes sociales lo define como una especie de "contagio emocional" en el cual además de experimentar situaciones que nos generan ciertas sensaciones, también sentimos la necesidad de mostrarlas a otros y que éstos a su vez las interpreten y posteriormente las copien.

En esta medida es factible decir que uno de los aspectos que como usuarios nos lleva a actualizar nuestros estados en redes sociales es la correlación que hay entre lo que dicen los demás, lo que pensamos y lo que de una u otra forma nos afecta. En ese sentido la conducta de actualizar se ve influenciada por lo que pasa con los demás contactos, por lo que hablan y por cómo se comportan en el universo digital.

 

Video tomado de https://www.youtube.com/watch?v=nIFRQjy1WoQ

Read 10022 times
Cristhian Herrera

Asesor
Corporación Colombia Digital