Domótica: convivir con la tecnología

Domótica: convivir con la tecnología

La transformación en los hogares que cambia la forma en que aprovechamos los recursos.

Internet ha evolucionado a una gran velocidad, el número de usuarios, los contenidos digitales y los dispositivos han aumentado vertiginosamente. La proliferación de móviles ha cambiado la manera cómo accedemos, se ha multiplicado la cantidad de aparatos y muchos de los objetos que nos rodean pueden estar conectados siendo capaces de recoger información, procesarla y compartirla.

Internet conecta no solo a humanos entre sí, sino cosas entre sí. Ha abierto nuevas posibilidades y ha contribuido a la construcción de un planeta más inteligente, mejorando nuestra forma de vivir.

Para quienes crecieron viendo ‘Los Supersónicos’, aquella realidad donde la tecnología mediaba la mayoría de las actividades humanas no está tan lejos.

*Video tomado de: https://www.youtube.com/watch?v=TejwqaneXEI

 

Es así como la tecnología cambió el concepto de las casas tradicionales haciendo realidad las casas inteligentes. La domótica, se basa en la idea de dotar de inteligencia a una casa o un edificio para que esta se ocupe por sí misma de ciertas tareas.

{quote}

Estas tareas pueden ser tan simples como acondicionar la temperatura de un espacio o abrir y cerrar persianas, o tan complejas como encargarse de la seguridad de todo un edificio o complejo residencial.

El manejo de la iluminación, el control inteligente del fluido energético y el aviso remoto de eventos son algunas tareas que las nuevas casas tienen la posibilidad de hacer.

Para llevar a cabo estas tareas existen tres elementos primordiales en los sistemas domóticos:

• Sensores, encargados de medir aquello que queremos controlar: luz, temperatura entre otros;
• Controladores que se encargan de decidir qué acción tomar basados en unas reglas y condiciones preestablecidas;
• Actuadores que se encargan de modificar y ejecutar los cambios necesarios de acuerdo a lo que se está controlando.

Los sistemas cuentan con controles que le permiten al usuario hacer las modificaciones ya sea directamente en el sitio o de forma remota a través de un computador, un teléfono fijo o cualquier dispositivo móvil, tableta o ‘smartphone’.

De esta manera las redes que soportan el sistema juegan un papel fundamental para la puesta en marcha de este tipo de tecnología.

Por ejemplo, existen refrigeradores que saben exactamente lo que tienen dentro, e incluso pueden sugerir recetas con los ingredientes que están a la mano, suministrando información extra en línea a través de videos tutoriales disponibles en la red.

Este tipo de innovaciones en el hogar apuntan hacia un consumo inteligente, responsable y altamente eficiente de los recursos, mejorando la calidad de vida de los usuarios.

Otro de los puntos claves de la domótica es la seguridad, entendida en este caso como la protección de los espacios para garantizar el bienestar de las habitantes de la casa. Por ejemplo, si usted está durmiendo y hay una fuga de gas, los sensores la identificarán, evaluando la concentración y cortando el suministro para evitar accidentes. Así mismo, de forma autoática notificarán a los servicios públicos respectivos para realizar una revisión o reparación.

Con este panorama la pregunta que surge es: ¿debemos ‘reconstruir’ nuestras casas para que este tipo de tecnología sea aplicable? No, en el mercado ya existen módulos que automatizan ciertas tareas antes mencionadas; sin embargo, aunque esta tecnología para el hogar existe ya hace varios años, una casa 100% inteligente aún no se ha popularizado, especialmente por cuestiones de costo

Es probable que al igual que la mayoría de aparatos tecnológicos y aplicaciones que en sus inicios tuvieron costos altísimos, en unos años la masificación y nuevos desarrollos permitan que los costos dejen de ser el principal obstáculo para la popularización de esta tecnología.

 

sonicos 1

Read 11684 times
Laura Ayala

Asesora
Corporación Colombia Digital