Universidad Javeriana: un campus inteligente gracias a las soluciones de virtualización

Universidad Javeriana: un campus inteligente gracias a las soluciones de virtualización

Universidad Javeriana: un campus inteligente gracias a las soluciones de virtualización

Perspectivas de un Director de Tecnología para afrontar los retos de la transformación digital en la academia.

Considerar un proceso de digitalización de una institución educativa puede sonar familiar para muchos Directores de TI que saben que la tecnología está disponible y que incluso en un fin de semana se puede hacer una implementación masiva de una plataforma; pero en el fondo el desafío no tiene que ver con la instalación, sino en cómo se aborda el proceso de transformación digital de la academia, conectando de manera efectiva puntos tan disímiles como las necesidades de los docentes, los requerimientos administrativos y las expectativas de los estudiantes.

La Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá ha avanzado en su camino hacia convertirse en campus inteligente y recientemente desarrolló un proyecto de la mano de Citrix, centrado en abrir oportunidades para que la tecnología esté realmente al alcance de quienes la necesitan, para los propósitos que la necesitan, pasando desde un estudiante de arquitectura que requiere el uso de un software de modelación avanzado, hasta un decano que debe tomar decisiones de operación basadas en el número de inscritos a una asignatura.

Luego de 14 meses de diagnóstico, definición de necesidades y toma de decisiones sobre los aspectos clave de un proceso de virtualización para la Universidad, se implementó una infraestructura con administración central que hoy le permite asignar recursos en tiempo real, dependiendo de las necesidades de estudiantes y profesores, a través de la implementación de soluciones de virtualización de sus servidores (Citrix XenServer), de aplicaciones (Citrix XenApp) y de escritorios (CitrixXenDesktop). Adicionalmente se implementó un fuerte componente para el balanceo de cargas (NetScaler) para que la red pueda responder a todas las exigencias que la universidad le demanda.

Lo interesante del proyecto es que no se asumió como un proyecto tradicional de tecnología. “Si uno aborda estos procesos para resolver una cuestión de tecnología inicia el proyecto de la forma incorrecta, lo que es necesario es pensar en una cuestión de negocio y de operación para construir a partir de ella”, señala como factor decisivo del éxito de la implementación Luis Francisco Martínez, Director de Tecnologías de Información de la Pontificia Universidad Javeriana.

La Javeriana recibe a 19.000 estudiantes de pregrado y 3.500 de posgrado, quienes antes de la virtualización debían compartir 288 computadoras distribuidas en 12 salas, no todas ellas con el software requerido para realizar actividades con un alto grado de especialización y ninguna de ellas con operación 24/7. Ahí estaba el corazón del problema que identificó el área de TI y que se resolvió con la virtualización, habilitando la movilidad de los usuarios, el uso multidispositivo y, en paralelo, el uso de software legal, sacando mayor provecho a las licencias adquiridas por la Universidad, pero también promoviendo entre los estudiantes el manejo adecuado de la propiedad intelectual en el contexto digital.

“Nos proyectamos como un campus inteligente, pero eso también nos supone retos en otros frentes, por ejemplo fortalecer la red inalámbrica de conexión de la Universidad, porque actualmente tenemos más de 13.000 conexiones de dispositivos únicos concurrentes, eso equivale, en comparación con estadísticas de la UIT, al nivel de conexión de una ciudad intermedia, aun cuando somos solo 30.000 personas, pero todas ellas somos altamente digitales y demandamos conexión y soluciones tecnológicas a la medida. Pero incluso factores como estos fueron considerados en el desarrollo del proyecto de virtualización, considerando demandas de ancho de banda y de procesamiento de los equipos que están en línea”, afirma el Director de Tecnologías de la Información.

Pero si la tecnología ya está disponible, dónde está el reto para las instituciones de educación superior. A priori la respuesta podría centrarse en costos; sin embargo, el verdadero desafío está en generar un cambio cultural orientado hacia entender la transformación digital no como un proceso que implica costos sino como una ruta que prepara a los estudiantes, docentes y administrativos hacia un mundo más conectado, donde la experiencia de usuario es central y sus requerimientos son cada vez mayores en relación con la eficiencia del mundo más allá de la vida universitaria.

“Cuando el corazón de los proyectos de tecnología en educación está en los estudiantes, y se ve el impacto que genera en ellos, se podría decir que los costos de la implementación quedan cubiertos por la satisfacción del objetivo de formación. Las soluciones de virtualización en la educación superior ayudan a bajar la presión sobre la construcción de espacios físicos, se tienen métricas de usos y optimización de energía, ancho de banda, licenciamientos; además, se va en la dirección de uso de software legal por parte de toda la comunidad académica. Cuando se tiene argumentos como estos, es más sencillo que los administradores del negocio entiendan la pertinencia y el valor que agrega la tecnología no solo a los procesos sino a las finanzas”, concluye Luis Francisco Martínez.

Citrix Javeriana

Visto 822 veces
Adriana Molano

@amolanor

Directora de Comunicaciones y Contenidos
Corporación Colombia Digital

Consultora en comunicación, cultura e innovación. Magíster en Gerencia del Desarrollo de la Universidad de los Andes (en curso) y especialista en Comunicación y Cultura de FLACSO, cuenta con amplia experiencia en proyectos de apropiación tecnológica y transformación digital en áreas organizacionales, sociales y culturales.