Cuando los talentos matemáticos se explotan desde los 10 años

Cuando los talentos matemáticos se explotan desde los 10 años

Solo por gusto era capaz de resolver los ejercicios de álgebra de La Baldor. La Trigonometría, geometría y el cálculo matemático eran lo suyo.

Para Reinaldo Núñez las matemáticas han tenido un poder de transformación en su vida, que va más allá de resolver ecuaciones y desarrollar un sentido crítico y lógico para la resolución de problemas. Para él, las matemáticas no son solo números.

Hace 11 años lo descubrió, cuando junto con tres compañeros y conocidos crearon el Programa de Talentos matemáticos de la Universidad Sergio Arboleda para niños entre los 10 y 11 años de edad.

Los profesores y visionarios egresados del programa de Matemáticas de la Universidad Nacional Jesús Hernando Pérez, Carlos Luque y Juan Carlos Arévalo encontraron en su gusto por esta materia la forma de apoyar a niños que tuvieran grandes habilidades con los números. Fue entonces cuando 'reclutaron' a los primeros estudiantes del Colegio Merani apasionados por las matemáticas y con un alto rendimiento académico en las asignaturas relacionadas.

{quote}

Reinaldo hoy mira en retrospectiva aquellas primeras ideas que surgieron como resultado de una serie de casualidades, como él mismo las llama, y dice con total firmeza que aquel riesgo, además de ser una aventura también fue una idea atrevida: "Pusimos a estudiar a estos alumnos con estudiantes de primer semestre de la universidad en el pregrado del programa de Matemáticas, sin tener la certeza de que eran muy buenos... sin embargo terminaron siendo excelentes". Y desde ahí empezó toda la historia.


Niños que desde los 10 años re-descubren en los números otra realidad
, una que no se enseña en los salones de clases de los colegios, una que difícilmente se encuentra entre las hojas cuadriculadas de los cuadernos, una que se visibiliza cuando se combinan los elementos idóneos para comprender que detrás de las fórmulas, algoritmos, ecuaciones, planos cartesianos, teoremas y demás, hay significancia en los detalles y guardan una relación directa con su entorno y la realidad cotidiana. El Programa de Talentos matemáticos ayuda a estos estudiantes a encontrar ese sentido y aplicarlo sin trabas ni complejidades.

"Son chicos con mucha chispa en las matemáticas", pero también Reinaldo desmitifica que sean alumnos introvertidos y apartados del resto de sus compañeros... "su única diferencia es que sienten amor por las matemáticas, que tienen grandes habilidades, pero así como cualquier otro estudiante se destaca en otra materia, lo de ellos está en los números".

 

¿Qué es el Programa de Talentos matemáticos de la U. Sergio Arboleda?

Un profesor promedio de cualquier institución educativa además de tener a su cargo entre 30 y 50 estudiantes, debe atender otra serie de responsabilidades como dictar clases, participar en reuniones académicas, realizar informes de rendimiento, diseñar metodologías y programas curriculares, entre otras. Frente a todo el conglomerado de actividades a las que se enfrenta en su jornada y año escolar, "cuando les llega un estudiante con amplias habilidades en matemáticas, difícilmente éste recibirá el acompañamiento necesario".

Y poniéndose un poco en los zapatos de estos docentes, el programa de talentos surge como una iniciativa académica que busca acompañar y brindarle apoyo a esta clase de estudiantes. Niños que entre los 10 y 11 años reciben clases todos los sábados en la Universidad Sergio Arboleda a través de una serie de cursos de pre-talentos y talentos.

Alumnos de todos los estratos socioeconómicos convergen alrededor de grupos de trabajo guiados por catedráticos y profesionales en las matemáticas. A quienes además de potencializarles sus habilidades en la materia, también se les enseña a tolerar el fracaso, el trabajo en equipo y a escuchar los argumentos del otro.

"No pretendemos sacarlos de su medio académico. Ellos siguen trabajando en sus colegios, con la diferencia de que al pertenecer al programa de talentos tienen la posibilidad de interactuar en el medio universitario, adaptándose a un nuevo ambiente de aprendizaje", explica Reinaldo.

Durante el proceso de formación, los alumnos más sobresalientes toman clases con otros estudiantes de 9, 10 y 11 grado. 

reinaldo-nuñez

Posteriormente se identifican quienes de ellos han desarrollado amplias habilidades en las matemáticas para que asistan a cursos de estudiantes de pregrado del programa de Matemáticas de la Sergio Arboleda. "Ha sido un éxito, porque además de que les permite exigirse aún más como alumnos, terminan convirtiéndose en los mejores estudiantes de sus cursos, compitiendo con jóvenes que les llevan entre cuatro y cinco años", cuenta Reinaldo.

Aunque el gusto de estos jóvenes son las matemáticas, en su mayoría deciden estudiar carreras de Ingenierías, Economía u otras. Gracias al programa, además de tener un nivel de preparación más avanzado, al culminar sus estudios de pregrado algunos estudiantes con tan solo 21 años cursan maestrías y doctorados en el exterior.

 

Una de las mentes visionarias detrás de la iniciativa

Actualmente como director del programa, Reinaldo ha enfocado todos sus esfuerzos en apoyar principalmente a aprendices de niveles socioeconómicos bajos. Alumnos de colegios distritales que encuentran en este espacio oportunidades para desarrollar una nueva visión y perspectivas desde el aprendizaje de las matemáticas, pero que también pueden formarse como profesionales desde edades tempranas, teniendo la posibilidad de ingresar a una Institución de Educación Superior.

Esa ha sido su misión, quizás porque cuando estuvo en esa edad, estudiaba por su cuenta sin tener el acompañamiento de un tutor o docente que le enseñara más sobre las matemáticas. Aunque desde pequeño aquellos conocimientos y habilidades le resultaban como una manera de pasar el tiempo, de distraerse y de resolver porque sí los ejercicios de álgebra más complejos de la Baldor, sus intenciones de profundizar en una carrera profesional alineada a esta área estaban muy lejos de sus planes, ya que aunque quisiera, su difícil condición económica le impedía contemplar ese tipo de opciones.

Estudió en un colegio industrial, pero ese definitivamente no era su camino. Perdió primero de bachillerato porque aquellas lecciones y talleres en realidad le resultaban extremadamente complejos. ¡Qué ironía! El cálculo diferencial a Reinaldo le quedaba en pañales, pero una clase de procesos industriales no lograba digerirla.

Sin embargo, aunque eso no fuera lo suyo, cuando ya estaba por culminar sus estudios como bachiller, sus planes eran ingresar al Sena. Pero "una feliz casualidad" lo trajo a Bogotá a la Universidad Nacional a estudiar Matemáticas. Y aunque en principio le costó adaptarse a la Capital del país, como en las matemáticas "la clave estuvo en mirar las cosas desde otro ángulo y al final sacarlas hacia adelante".

e-max.it: your social media marketing partner
Read 8213 times
Eliana Álvarez

Asesora
Corporación Colombia Digital