¡Eres un nomofóbico!, ¿qué es eso?

¡Eres un nomofóbico!, ¿qué es eso?

Entre las adicciones a Internet y dispositivos móviles ha surgido la Nomofobia.

De acuerdo al diccionario Fundéu BBVA, se le llama "nomofobia" al miedo a estar incomunicado sin el teléfono móvil.

No es un secreto que la convergencia digital ha modificado las formas de comunicación entre los usuarios. Al menos 2.900 millones de personas en el mundo tienen acceso a Internet y se estiman que hay 1.400 millones de smartphones a nivel mundial. La Web de hace 20 años, dista mucho de la que conocemos hoy.

El poder de convocatoria y de participación que converge alrededor de las redes sociales es innegable, y precisamente la necesidad de los usuarios por mantenerse en contacto con lo que sucede en el mundo virtual, es el gran plus de la llamada Web 2.0. Ellos opinan, se expresan, siguen tendencias, las generan, debaten, argumentan, se quejan, hacen red. Y eso es lo que de alguna manera los adhiere al mundo virtual.

{quote}

De acuerdo al estudio de Wilson Electronics, los internautas dedican una media de dos horas al día a sus dispositivos, llegando a consultar el smartphone hasta 150 veces.

Frontrange presentó unos datos interesantes a través de una infografía en la que se destacan algunas cifras generales sobre la adicción a los dispositivos móviles, entre ellos se menciona que:

• En Reino Unido al menos el 53% de las personas que participaron en la encuesta, manifestaron considerarse adictas a sus dispositivos móviles y sentirse ansiosas cuando no usan sus teléfonos.
• Esta ansiedad la relacionan con una cita con el dentista o el día de su boda.
• El 71% tiene un amigo o familiar adicto al uso de sus smartphone.
• El 57% siente preocupación porque consideran que están sobrepasando el uso de sus dispositivos móviles.
• El 45% revisa el teléfono celular una vez cada hora.

Evidentemente, no se trata de que Internet genere estas adicciones o excesos. Al contrario, la naturaleza dependiente del ser humano hacia ciertos hábitos, actividades y cosas es lo que ha traído el surgimiento de este tipo de trastornos, como es la Nomofobia, al punto que es conocida como una de las enfermedades tecnológicas del siglo XXI.

Por un lado nos enfrentamos al bombardeo diario de información en todas las plataformas online. Noticias, acontecimientos mundiales que cobran relevancia en la construcción de conversaciones digitales que se traducen a trinos, post, likes y compartidos. Charlas en tiempo real, en las que se intercambian multiplicidad de opiniones a favor y en contra. Y por el otro lado, los medios que facilitan tales encuentros son precisamente los dispositivos móviles, aquella ubicuidad en medio de la interacción digital de alguna manera está sustituyendo las conversaciones reales, físicas, tangibles, esas de voz a voz y de carne y hueso.

Nos movemos en un contexto digital en el que consumimos de todo un poco y demasiado. Vamos en el taxi, metro, autobús, estamos haciendo fila, esperando a un amigo en un café, y mientras el tiempo pasa tenemos el smartphone a la mano, viendo actualizaciones, leyendo redes sociales, compartiendo noticias, escuchando música, chateando, sin desconectarnos, dejando pasar delante de nosotros todo lo demás.

Y así, con esa nube de etiquetas online en el ciberespacio algunos expertos se atreven a decir que el celular está matando el arte de la conversación.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 4754 times
Eliana Álvarez

Asesora
Corporación Colombia Digital