Riesgo de altura: montañismo y tecnología

Riesgo de altura: montañismo y tecnología

Alcanzar la cima del mundo es cada vez más accesible para quien puede costearlo, pero más riesgoso para quienes viven de la montaña.

Asociadas al lucrativo negocio de la ascensión a las grandes cumbres, las nuevas tecnologías han hecho posible que muchas más personas alcancen su sueño de subir un ocho mil y que, porcentualmente, haya muchos menos muertos en el intento.

Los espectaculares avances en la predicción meteorológica, las mejoras en el oxígeno embotellado o el uso profiláctico de la dexametasona, han cambiado drásticamente las condiciones de la escalada en las últimas décadas, al menos para los clientes de las expediciones comerciales.

La situación cambia si prestamos atención a los trabajadores locales enrolados en esas expediciones, como muestra el reciente accidente junto al Campo Base del Everest de abril de 2014, con 16 sherpas muertos por una avalancha; el riesgo tiene características que pueden contribuir a profundizar la desigualdad social y perjudicar a los menos afortunados.

{quote}

Los riesgos no se cancelan o minimizan simplemente gracias los avances científico-tecnológicos en alpinismo, sino que tiene lugar un reajuste del comportamiento de los actores que abre la posibilidad a un intercambio de riesgos: aumentar la seguridad en una parte del sistema implica normalmente disminuir la seguridad en otra parte del sistema, sustituyendo el riesgo original por uno nuevo o transfiriendo el riesgo a una población diferente.

La masificación comercial del Everest está precisamente dando lugar a ambos tipos de intercambio, y los trabajadores locales son los más afectados. El pueblo sherpa es el gran sacrificado por los sueños occidentales de ascender con razonable seguridad un pico como el Everest.

La complejidad de un proyecto sociotécnico como el ascenso a un ocho mil ofrece numerosas brechas de seguridad para los agentes implicados (clientes de expediciones comerciales, guías occidentales, trabajadores locales). Accidentes como el mencionado son a la vez fruto del error humano al valorar las condiciones de seguridad de la montaña y consecuencia del incorrecto funcionamiento del sistema por la necesidad de colocar cuerdas fijas para los clientes comerciales, acarrear gran cantidad de material montaña arriba y la presión por culminar la tarea en breve tiempo.

Pero en el caso del Everest, con el espectacular incremento de la seguridad producido por las innovaciones en alpinismo, y como un torpedo que pierde su blanco, el riesgo huérfano se resetea y busca nuevos objetivos. El sistema vuelve a estabilizarse cuando el nuevo blanco es lo suficientemente débil.

Con la transformación de la escalada en negocio, los sherpas se ven sometidos a un incremento sostenido de exigencias transportando oxígeno, colocando cuerdas fijas o socorriendo a clientes en apuros que no se ve acompañado de un paralelo aumento de sus honorarios o mejora de sus condiciones laborales, manteniendo para ellos un alto nivel de riesgo de muerte o accidente que reproduce las injusticias de la sociedad en la que viven.


José Antonio López Cerezo

Director del Grupo de Investigación de Estudios Sociales de la Ciencia en la Universidad de Oviedo

Fragmento del artículo original publicado en el Volumen 1 de la colección 'Tecnociencia, deporte y sociedad: ¿victorias de laboratorio?'

***
¿Interesado en la relación tecnología – deportes? Lo invitamos a consultar nuestra colección gratuita: 'Tecnociencia, deporte y sociedad: ¿victorias de laboratorio?'

e-max.it: your social media marketing partner
Read 5850 times
Corporación Colombia Digital

@colombiadigital

La Corporación Colombia Digital (CCD) es una organización dedicada a promover el uso y apropiación de las tecnologías de información y las comunicaciones, en beneficio del desarrollo social y económico.