Foro Económico Mundial – Latam: La cuarta revolución industrial

Foro Económico Mundial – Latam: La cuarta revolución industrial

¿Cómo afectará la transformación digital a la economía de América Latina?

Luego de la revolución del vapor, la mecanización y la electricidad, la cuarta revolución de la economía está centrada en la automatización y en cómo las tecnologías aportan a la generación de nuevos entornos económicos, donde las organizaciones tienen el desafío de abrirse paso y las personas tienen la necesidad de mantenerse laboralmente activas.

El eje central de la versión regional del Foro Económico Mundial 2016, celebrada en Medellín, se centró en la cuarta revolución industrial y su impacto en la economía latinoamericana.

“Queremos que la región descubra el sinfín de posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías para la transformación de la sociedad. Con el vertiginoso cambio en las lógicas globales, las compañías estamos llamados, en conjunto con los gobiernos, a transformarnos en entes ágiles que sean capaces de reaccionar de manera más rápida y efectiva a los diferentes desafíos económicos, geopolíticos y sociales a nivel global. Esa va a ser la cuarta revolución industrial”, afirmó Claudia Vásquez, CEO de CA Technologies para Latinoamérica, quien lideró la discusión sobre el impacto de la tecnología en el desarrollo de la región.


El panel reunió a expertos del sector industria, gobierno y academia de América Latina y el mundo, con el objetivo de resolver la pregunta por cómo la región puede acercarse a la cuarta revolución industrial. En respuesta, se destacan algunas conclusiones:

Nuevos sistemas de producción y nuevos modelos de negocio

Gracias a la tecnología, las organizaciones hoy no solo están en capacidad de producir más y mejor, sino que tienen abiertas las puertas a un mercado global, que supone nuevas necesidades por suplir y, a la vez, el enfrentarse a nuevos competidores.

América Latina está acercándose cada vez más a la transformación digital, entendiéndola como el proceso de cambio de las organizaciones con miras a aprovechar la tecnología en todas las áreas del negocio. Así, la región empieza a ser competitiva en materia de producción de bienes y servicios, aunque es necesario fortalecer los mercados internos.

En paralelo, el universo digital supone repensar los modelos de negocio, permitiendo generar oportunidades basadas en líneas de código y no en bienes (como los bien conocidos caso de Uber o AirBnB). En este sentido, aunque los países latinoamericanos ya son beneficiaros de plataformas como estas, es necesario que los empresarios y emprendedores fijen su mirada en las oportunidades que se abren a partir de modelos de negocio basados en el intercambio de datos.

Nuevos entornos laborales y de comunicación

Una de las mayores discusiones del Foro se centró en los puestos de trabajo y cómo se transformarán los entornos laborales a partir de la digitalización, sentando a la mesa el terror por el desempleo que podría generar la revolución tecnológica.

Aunque se entiende que los beneficios de automatización y estandarización de los procesos derivados del uso de la tecnología son deseables en los negocios actuales, también es cierto que estos mismos factores podrían reducir el número de puestos de trabajo disponibles; pero eso no significa que aumente el desempleo, lo que significa es que los trabajadores serán cada vez más especializados.

El desarrollo de competencias digitales será fundamental para reducir la brecha laboral y se dará una migración digital masiva (aún mayor a la vivida hasta el momento), donde operarios de todos los niveles iniciarán el camino hacia la transformación laboral basada en el uso de tecnología.

Redefinición del gobierno y las instituciones

El reto central identificado durante los distintos espacios del Foro fue el desarrollo de políticas públicas favorables y acordes con el avance de la revolución digital.

Un país cuya legislación impida el crecimiento de los modelos de negocio basados en tecnología estará rezagado frente a los competidores globales. El llamado es a que los tomadores de decisiones en legislación y política pública no solo usen la tecnología sino que comprendan su potencialidad para así permitir el desarrollo de ecosistemas económicos que impulsen la competitividad nacional y a la vez protejan a los intereses de las compañías y los ciudadanos.

e-max.it: your social media marketing partner
Read 3113 times